(Voz de Origen Quechua, Qukawi) 1.- Refrigerio, tentempié. 2.- Provisión de víveres que se llevan para un viaje. 3.- A bag lunch or snack that you bring with you somewhere.

CHINA: ¿Nos conviene mantener el apetito del Gigante?


Las décadas de crecimiento chino, a razón del 10% o más, deberían terminar para pasar a cifras de expansión más moderadas, en torno al 5%.

Hace unos días el diario español “Expansión” se hizo eco de un estudio que indicaba que Chile podría verse afectado por la desaceleración que está mostrando China, uno de los principales socios económicos del país, especialmente en lo que se refiere a la exportación de cobre, lo que a la larga podría generar un caída del superávit de la balanza comercial de un 5,8% a un 1,4%.

Lo cierto es que el gigante asiático se lleva el 32% de la producción cuprífera nacional y de ahí la atención con que se está viendo esta baja en el ritmo de crecimiento chino, pues al mermar el interés por uno de los principales compradores de cobre, el precio debería corregirse a la baja. De hecho, y según el medio hispano, laComisión Chilena del Cobre (Cochilco) anunció que el valor del metal retrocedió un 1,2%, cerrando la semana pasada a 4,44 dólares la libra.

Según fue publicado por el portal de Universia (www.universia.cl), para el jefe del Departamento de Economía de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Andrés Ulloa, las décadas de crecimiento chino, a razón del 10% o más, deberían terminar para pasar a cifras de expansión más moderadas, en torno al 5%. Según el docente, si eso ocurre “estaríamos hablando de un crecimiento más sostenible. Eso reduciría la presión sobre los commodities y la economía volvería a tener precios relativamente más estables”.

Esto, porque para el académico de la UCSC si China mantiene sus actuales índices lo que experimentará el mundo es un alza importante en el precio de todos los productos básicos, de los recursos naturales y de los alimentos, lo que provocaría un impacto muy fuerte en la economía, pues implica sostener la demanda de cerca del 20% de la población del globo a niveles similares a los de los últimos 20 años.

EMPLEO SECTORIZADO

En el caso particular de Chile, Ulloa señala que la mantención del crecimiento chino puede ser de dulce y agraz para el país, pues al ser exportador de recursos naturales “lo afecta positivamente en algunos casos” como por ejemplo los sectores ligados a las papeleras, celulosa, cobre y algunos productos marinos. Por otro lado, el transporte se podría ver perjudicado por un aumento en los precios del petróleo.

Lo anterior, obviamente repercute en el empleo, ya que hay zonas del país que se ven favorecidas por el interés chino en materias primas, atrayendo mano de obra de otras regiones. “Es lo que ha estado pasando en Chile durante las últimas décadas, que hay una migración desde el centro sur hacia el norte. Las economías tienden a equilibrarse cuando se producen estos fenómenos, a través de estos movimientos de personas, de los salarios. El desempleo, que en algún momento se genera, vuelve a reducirse. Esto no es algo permanente”, explica el docente de la católica penquista.

Algo parecido ocurre con la demanda de profesionales o personal especializado, pues quienes se hayan capacitado en estas áreas en crecimiento, verán mejorar sus expectativas de empleabilidad, así como sus niveles de renta. Aquellos jóvenes que no hayan sabido ver las señales del mercado, probablemente, sufrirán el efecto contrario.

¿RETROCESO EN LA OFERTA DE PRODUCTOS “MADE IN CHILE”?

Otro elemento que preocupa a Ulloa es la concentración de la matriz exportadora chilena, efecto que se fue dando de la mano con la expansión china. “Chile había sido una economía principalmente de commodities. Los había diversificado y estaba incorporando otro tipo de productos a la canasta exportadora cuando vino este boom. Eso, evidentemente, es muy riesgoso, pues hay sectores que son muy difíciles de desarrollar y ante una caída en los tipos de cambio corren el riesgo de desaparecer”.

A lo anterior se suma que el costo de recuperación de estos segmentos es muy grande. “La caída en el empleo y en las ventas de estas empresas es muy rápida, pero después recuperarse es muy lento. Todo lo que construimos durante décadas se ha visto afectado negativamente en estos últimos años”.

Pese a ello, Ulloa aclara que el actual contexto mundial era muy difícil de preveer como para haber creado políticas que sirvieran de paliativo ante la prolongada demanda de recursos y por ende de la concentración exportadora. Lo que sí extraña al académico es la falta en el país de apoyo consciente para el desarrollo de ciertos sectores. “Se ha dejado que sea el mercado el que regule, este cumple un papel importante, pero hay muchos costos de ajuste que generan estas reasignaciones de un sector a otro y ahí tiene que haber un rol más fuerte de la política pública para apoyar a la mediana y pequeña empresa, a las de base tecnológica, a las más dinámicas”.

 

ENLACES RELACIONADOS:


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s