(Voz de Origen Quechua, Qukawi) 1.- Refrigerio, tentempié. 2.- Provisión de víveres que se llevan para un viaje. 3.- A bag lunch or snack that you bring with you somewhere.

COKAVI OTOÑAL: Reflexión sobre el optimismo efímero…


Para nuestro gusto o disgusto, cosechamos siempre lo bueno y lo malo de la raza humana. Hace poco un amigo me mostró un video de un tipo cuyo discurso – aseguró-me podría parecer interesante. “Mira esto Feña…”, y luego de dar el botón de play, no pude hacer otra cosa que coincidir. La perorata del tipo era de hecho, interesante  y profundísima, pese a las primerizas impresiones que apuntaban más a suponer que el sujeto era un payaso y que había caído por el precipicio de la improvisación, como producto de una crisis de pánico.

La instancia era de total seriedad para los asistentes, y podía verse claramente que había decidido salirse de lo “programado”, de su temática de las tecnologías, para pasar al campo de las experiencias y el modo de ver y sentir del ser humano, sólo así, sin grandes rodeos…como si de pronto se hubiese apoderado de su alma una voz más grande y más valiente que el pudor de observarse a través de los ojos de otros.

Fue así que el tipo, agitando sus brazos y gesticulando como si en el acto de la expresión se le fuese la vida, dijo que le asombraba, que incluso le pasmaba, la increíble capacidad que tenía el ser humano para “cagarse la vida”. Lo dijo así, “pan, pan, vino, vino”, sin más reparos que una disculpa casi imperceptible para los estiradísimos y protocolares asistentes de aquel foro que, según lo que mi memoria alcanza, representaban a cabecillas de todo el orbe en desarrollo.

(Parafraseando….)

 “El ser humano es el único animal capacitado para cagarse la vida sufriendo por sucesos que no corresponden al presente”. PUNTO…clarito como el agua. Y muy cierto también. Enarbolando confusas relaciones, en momentos de lucidez y cuando la pasión verborreica se lo permitió, el tipo continuó con sus verdades. “El 90% de nuestra vida, si acaso no es más, lo desperdiciamos en cabeza, corazón y energía pensando en lo que ya ocurrió, lo pasado y lo que puede llegar a ocurrir, el futuro”.

Y mientras el tipo hablaba, algo en mi alma decía “bravo”, le aplaudía a ese optimismo que siempre descansa en verdades tan simples que para los más entusiastas podrían convertirse incluso en fórmulas de vida…si tan sólo la vida fuera fácil de vivirse, claro…si tan sólo el ser humano no fuera capaz de teorizar a partir de lo vivido y tejer principios de ello para el futuro…(como también lo hacía el tipo discursista, pese a desear entregarse al presente…)

Pero la vida es compleja y el ser humano tiene mucho que envidiarle al agua, a la piedra, a las nubes y a las hojas que caen, elementos planetarios que sólo están donde están, que sólo pueden SER cuando nosotros, animales humanos hiperracionales y sensibles, les ponemos nombres mediante el lenguaje. (don? castigo?…que los astros diriman)

Nos delatamos a diario como seres abstractos, pese a nuestros intentos de concentrarnos en el acto y en la emoción del presente. Nos delatamos cuando recordamos como seres diferentes a las piedras. Nos delatamos cuando sonreímos imaginando un futuro tan distinto al futuro de los pájaros. Nos delatamos como almas que planifican, que intentan ser precavidas ante un caminar que se desconoce y cuyos resultados para el alma no sean capaces de prever y, mucho menos, de amortiguar en el caso de ser dañinos.

NO SOMOS PIEDRAS, tampoco árboles…quisiéramos ser aves y volar a nuestro antojo, siguiendo la bandada sin cuestionarla, como hacen todas las aves.

Quisiéramos ser perros y repartir nuestra alma en todas las veredas, sin cuestionarnos de dónde diablos obtendremos el próximo bocado de alimento, sustento de la vida. Deseamos casi enfermizamente funcionar como todo lo que hemos creado, en miles de años de historia humana: quisiéramos ser computadores por su precisión, queremos hace ya siglos esquematizar científicamente cada uno de nuestros pensamientos y sentimientos, ordenar y categorizar a cada uno de nuestros dioses….predecir el clima y los sismos que nos desarman, erigir monumentos para el perdón de todos y para el consuelo de nadie…en fin.

Y no somos nada más ni nada menos que seres humanos y esta es nuestra manera de expresarnos, ni más ni menos rimbombante. Ni más ni menos útil que lo que ahora escribo.

Para el tipo optimista del discurso, y pese a sus verdades irrefutables, algo muy íntimo se hallaba oculto…”la ciencia del optimismo”, “la fórmula de la felicidad”.

Estamos condenados a ser felices e infelices, de un modo ambivalente que no podrían entender ahora ni las piedras, ni los ríos, ni las aves ni los computadores. Sólo nosotros…sólo nosotros entendemos aquel vértigo, aquella vorágine que se reparte entre lo externo y lo interno de nosotros mismos, a veces como realidades irreconciliables.

Ya sobran teorías, ya sobran libros, poemas y escritos improvisados como este. ¿Quién goza ahora del tiempo de leer a sus antepasados? ¿Quién de la ventaja de poder entender a sus propios congéneres, en distintos tiempos, en distintos espacios?

Mientras oía con extrema atención su listado de argumentos, ejemplos y cómicas caracterizaciones pensé que claro…sería tan fácil recordar una tan buena lección, como predecible el hecho de olvidarla.

La misión, la fórmula, la ciencia es conservar la memoria para vivir y ser felices, cosechando lo bueno, lo aprendido de otros, lo que los propios sentidos nos enseñan como placeres a los que podríamos recurrir en cualquier momento, si en realidad deseáramos ser felices. Pero el hombre no sólo es corazón y psiquis…sus manos están para moverse, para trasladarse todos los días del trabajo a la casa, de la casa al trabajo, con mínimas modificaciones según sus razas y contextos humanos.

Es precisamente en el tráfago imparable de esa vida a la cual nos entregamos, que nos vemos obligados, impelidos a pensarnos, a sentir el mundo desde la perspectiva de las aspiraciones, de los medios para llegar de A a B, de las estrategias…

Es precisamente en ese tránsito de la adultez, en donde perdemos el control, perdemos el lápiz y el papel de lo que deseamos recordar. La vida llega como un torbellino y nos deja sólo con nuestra memoria…limitados a la distracción por el vuelo de una mosca, del teléfono, de un choque, del hambre…del hábito de dormir, de festejar, de procrear….en una cadena incontable de hechos, actitudes y demases que sólo tienen por fin distraernos de una sola cosa que no podemos olvidar: la certeza de la muerte.

 Coka Santana

Martes 17 de mayo, 2011 (p.m.)

2 comentarios

  1. Kirlyan

    increíble texto, nos soy de leer mucho las ideas largas, me gustan cada vez más las cortas y las largas como estas me gustan en directo.
    Tambien quería escribir que …..me sigue asombrando nuestra tendencia a la clasificación, categorización….tienes mucha razón em tu texto.

    Y demosle el crédito, Emilio Duró, tuvo la voluntad de ser escuchado y de que iba air bien, a la fecha a asistido a programas de entretenimiento español, montonazo de conferencias, charlas, universidades, más charlas motivadores, y mira por donde ha llegado a ti Feña y quizás a quien más. Por todo aquello es que:
    1:_ recomiendo amar, auqnue incluya espera y sacrificio inicial.
    2: lanzarse a todo, auqneu implique morir, si es que se vislumbra triunfo al final.
    3: Abrazar con algo más que el cuerpo.
    4: no desear bien si es que no lo sientes.
    5: tratar de llevarte bien con los papás despues de los 25 años.
    6: cuidar los hermanos.
    7:sonreir a los pacientes (mi caso)
    8: Dejar de pensar un rato y que las ideas vengan a ti…es increíble lo que pasa
    9: no ser altero como yo en este momento xD

    chau

    18 mayo, 2011 en 1:07

  2. Kirlyan

    perdón, no ser Latero, de dar lata xD

    18 mayo, 2011 en 1:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s